EscríbenosDónde estamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
chat WhatsappTeléfonocómo llegar

Ozonoterapia, la nueva terapia médica para mejorar tu vida

Publicado: 6 de Noviembre de 2018

En España la ozonoterapia está basada en los efectos benéficos del gas en el organismo que son muy variados. El ozono actúa como antioxidante; inmunomodulador (estimula a los glóbulos blancos, lo que aumenta las defensas del organismo ante agresiones externas como las infecciones, y la detección de células mutágenas que pueden producir cáncer o enfermedades autoinmunes); además a nivel de los glóbulos rojos se incrementa la liberación de oxígeno generando un mayor transporte de oxígeno a las células, mejorando la función celular y la circulación en general; y también es un poderoso germicida: elimina hongos, bacterias y virus.

Este conjunto de beneficios hace que las aplicaciones terapéuticas también sean muchas y para distintas enfermedades. Desde carcinomas; esclerosis cerebral y parkinson; hasta cistitis, trastornos circulatorios, cirrosis hepáticas, hepatitis y enfermedades vesiculares. También se tratan enfermedades reumáticas en general, poliartrosis, hernias discales, artrosis, tromboflebitis y varices; gangrena y ulceras diabéticas; colitis ulcerosa, colon irritable, eczemaanal, fisuras y fístulas anales, hemorroides e infecciones genitales.

El ozono también se utiliza para curar la piel. Y el abanico de patologías es muy amplio: cicatrices, heridas resistentes a la cicatrización, dermatológicas en general (abscesos, fístulas, forúnculos, acné, etc.), quemaduras, hongos en general, herpes simple y zoster.

La ozonoterapia se utiliza con mayor frecuencia en las situaciones en que la medicina alopática no encuentra los efectos deseados. En el caso de pacientes en situaciones crónicas o críticas que hacen peligrar su vida o algunos de los miembros, como gangrenas, úlceras o problemas de visión, en especial cataratas, así como también infecciones generalizadas y problemas circulatorios.

El ozono para uso medicinal es una mezcla de oxigeno-ozono, que se logra por el paso de oxigeno puro por una descarga eléctrica de alto voltaje y alta frecuencia. Esta reacción química, realizada por un equipo especial de electromedicina, produce un gas con distintas concentraciones de ozono, acorde a la patología y el tratamiento. El gas, al entrar en contacto con el organismo produce cambios químicos terapéuticos.

El oxígeno-ozono al entrar en la sangre reacciona con los ácidos grasos insaturados convirtiéndolos en ozónidos y luego en peróxidos. El hierro de la sangre actúa como catalítico. Esta reacción hace que la hemoglobina libere oxígeno adicional en el torrente sanguíneo, se puede comprobar por el leve aumento de la presión arterial y el descenso de la presión venosa. Por otro lado, el aumento de los peróxidos favorece la oxidación celular y fortalece el sistema inmunológico.

El ozono cura porque mejora el metabolismo en forma integral. Por un lado, la circulación sanguínea mejora en los tejidos afectados. Por otro, el transporte de oxigeno y, por lo tanto el suministro de energía a las áreas inflamadas, es mejorado. Y también el sistema inmunológico es influenciado o estimulado de forma positiva.

El ozono también tiene un efecto vacuna, por cuanto fragmentos de virus, parcialmente destruidos, pueden funcionar como estímulo en la producción de anticuerpos. Además, como el ozono induce a una mayor agresividad de los leucocitos, hace que los virus sean atacados más rápidamente y con mayor fuerza. También actúa como antitóxico, sin destruir los tejidos. Y por último, el ozono no puede ser inactivado por sistemas enzimáticos y por eso actúa sobre cualquier tipo de agresor.

La ozonoterapia no es una medicina alternativa, sino que es considerada una medicina natural. Sobre la base de todos los conocimientos que requiere la aplicación del gas, instrumenta los tratamientos con ozono independientemente de la utilización de fármacos específicos o de los posibles desatinos de ellos.

Desde este punto de vista, La ozonoterapia no tiene consecuencias colaterales con otros tratamientos. No compite, sino es aleatoria a cualquier otra aplicación médica. 

Las técnicas que se realizan son las siguientes:

Autohemoterapia mayor: Con total asepsia se extraen, en un sistema cerrado estéril, se tratan con ozono médico, unos 100-225 cc. de la sangre del paciente, que se retransfunde inmediatamente.

Autohemoterapia menor: Se extraen 10 cc. de la sangre del paciente, se mezclan con 10 cc. de ozono y se inyectan por vía intramuscular.

Local o externa: Se aísla la zona con un accesorio plástico o bolsa, se extrae el aire restante y se inyecta en ella una atmósfera de ozono médico.

Inyección intradérmica: Se toma el ozono en una jeringa (hasta de 50 cc.) y se administra intradérmicamente con una aguja de mesoterapia, distribuyéndolo en la zona deseada, en porciones de 1 a 2 cc. por punto.

Inyección intramuscular: Se recoge el ozono en una jeringa (10 cc.) y se inyecta muy lentamente en el músculo, con aguja intramuscular de 3-4 cm. Puede hacerse, inclusive, en los músculos paravertebrales.

Inyección intra-articular: Se extrae el ozono en una jeringa (10-20 cc.) y se introduce muy lentamente en la cápsula articular, con aguja de 4 cm.

Inyección paravertebral: Tras obtener el ozono en una jeringa (10-50 cc.) se inyecta muy lentamente al lado del disco intervertebral, previa anestesia de la zona a inyectar.

Inyección peri-articular:: En una jeringa de 10-20 cc. se inyectará intradérmicamente el ozono con una aguja de mesoterapia, distribuyéndolo en la zona periarticular.

Inyección intradiscal: Debe realizarse en quirófano y con amplificador de imagen. Se emplea una aguja especial que permite penetrar el disco y desde un abordaje percutáneo, se inyecta ozono (10-20 cc.), dentro del disco.

Insuflación rectal y/o anal: Se aplica Ozono por vía rectal con una delgada sonda que se introduce no más de 4 cms. en el canal ano-rectal. El procedimiento es rápido e indoloro, rara vez provoca molestias y cuando se presentan, obedecen a la distensión intestinal que puede provocar la insuflación, son pasajeras y bien toleradas. Está indicado en patología inflamatoria intestinal como Colitis Ulcerosa, Enfermedad de Crohn, divertículos, Colitis inespecíficas, parasitosis, infecciones intestinales, fisura anal, etc… Así como también en patologías donde se persigan objetivos sistémicos y generales, mismas enfermedades y problemas donde está indicada la administración endovenosa. Por vía rectal y anal el ozono es absorbido rápidamente por los numerosos vasos sanguíneos que hay en la zona y permite alcanzar objetivos sistémicos.

Infusión directa intravenosa lenta: Es la introducción lenta de ozono, con bomba de infusión, directamente en vena, consiguiéndose unos resultados mucho más rápidos y efectivos que las otras vías sistémicas de administración.

Tratamiento cutáneo externo: Mediante una bolsa de plástico se rodea la zona a tratar. Se insufla en el interior de la bolsa una ráfaga constante de la mezcla de ozono/oxígeno durante tres veces por semana dependiendo del tratamiento. El ozono actuará como un agente germicida local. Este método es utilizado principalmente en patología vascular (gangrena instaurada, ulceraciones, cicatrización y desinfección de heridas, infecciones polimicrobianas de pacientes diabéticos, etc)

El tratamiento se realiza por personal sanitario, enfermeras y médicos

PIDE TU CITA

https://www.esteticaneodermal.com/es/contacto/


haz clic para copiar mailmail copiado